11 de julio de 2011

Proyecto de julio 2011: Cumpleaños


¡Feliz cumple años adictos! Realmente me encanta formar parte de ustedes ya que es como una gran familia literaria y siempre aprendo algo nuevo. Aqui les dejo un poco tarde mi relato pero espero que lo disfruten. ¡Felicidades! ¡a por más años!



Un año por delante demasiados por detrás


Faltaban pocos minutos para que fuese once de julio. El reloj de la habitación 108, del viejo complejo de apartamentos, se había averiado y hace un buen rato que no marcaba la hora correcta.
Anabella le observó con atención... el minutero y el segundero señalando aquel diez.
–Seria grandioso que se quedara así por siempre –dijo para si misma.
El teléfono sonó pero Anabella no sentía el deseo de responder... sabia muy bien el motivo de aquella llamada de medianoche.
–Cariño, ¡feliz cumple años! debes de estar descansado justo ahora... te llamare por la mañana. pequeña, es un año mas lleno de bendiciones para ti... siempre seras mi tesoro y pase lo que pase yo estaré a tu lado. como siempre... –el amoroso mensaje que su madre había dejado en la contestadora estaba lleno de buenas intenciones pero aun así le hizo llorar. recordándole que el tiempo seguía su curso, incluso si su reloj se paraba...
–¿Por qué no se detiene...?
Ahogó sus dolorosos suspiros en la almohada junto a ella y se metió en la cama, bajo sus sabanas. Cuando era pequeña solía jugar a esconderse de todo bajo las sabanas al lado de su hermano...Sebastián....
sus lágrimas aumentaron y se mordió el labio hasta sangrar, soltando un leve gritillo.
–No hay donde escapar ni esconderse. Todo sigue igual aun si no estas aquí... –Anabella se hallaba completamente sola pero tenia aquella costumbre de que cada once de julio a medianoche hablaba con aquel invisible confidente.
–Sebastián... hace diez años que te fuiste ¿por donde andarás? ¿habrás jugado entre las estrellas? de seguro, estas hecho todo un ángel –la voz le temblaba, era consciente de lo tonto de aquella tradición y del daño que le causaba a si misma.
–Todos te han olvidado Sebas... ya no le importas a nadie, incluso mamá soló piensa en mi... solo porque yo estoy viva y tu... –el corazón se le encogía cada vez mas.
–¿Por qué tenias que irte? me hubiera gustado ir contigo para seguir jugando pero seguro que te molestas por lo que digo...
Anabella siguió en su conversación imaginaria hasta quedarse profundamente dormida. en sus sueños veía a su hermano gemelo justo antes de morir. Ambos habían jugado tanto en el parque, en aquel entonces apenas tenían diez años. comieron helado junto a su padre y discutieron de quien se merecía el mejor regalo de cumple años.
–¡Yo soy el mayor! me merezco un gran regalo por eso.
–¡No es justo! solamente eres mayor por tres minutos.
Anabella quería ir a ver la fuente de agua, pero Sebastián estaba aún molesto con ella así que decidió quedarse en la banca.
Entonces todo se torno gris. Mientras Anabella y su padre jugaban de atrapar mariposas, Sebastián escapó; cuando su padre noto su ausencia fue demasiado tarde. A Sebastián le había atropellado un auto en la calle principal; se creía que había cruzado la calle corriendo para ir a la jugueteria del otro lado. Ese mismo año, el padre de Anabella cometió suicidio. Todo había sido duro para ella desde entonces, pero nunca quiso mostrarse débil frente a su madre, ya era suficiente con perder a su esposo e hijo, ella debería ser una buena chica y no causar problemas... por eso sólo se permitía llorar una vez al año y desahogarse en soledad... el día de su cumple años, el cumple años de Sebastián... y su aniversario de muerte. Tantas cosas en un sólo día...
De repente Anabella despertó de sus sueños. Observó el reloj que seguía marcando las diez.
–Como si nunca hubiese pasado el tiempo. –dijo con una sonrisa llena de dolor.
–El tiempo ha seguido su marcha, la única que se ha quedado en el pasado has sido tu.
Un escalofrío recorrió la espalda de Anabella, al escuchar aquellas palabras. Era la voz de Sebastián, era su hermano gemelo frente a ella... pero lucia diferente algo en el había cambiado.
–¿Que haces aquí? tu....
–Estoy muerto, lose. Pero hay mas que eso ¿sabes?
–¿Hablas del cielo? ¿la vida eterna?
–Hablo de ti.
–No entiendo... pero ahora que estas aquí puedo disculparme y yo...
–No hay nada que perdonar. Mi muerte fue un accidente Ani; no te mentiré, al principio me sentí triste, confundido y tuve miedo pero ahora estoy bien. Sólo hay paz.
–Te extraño tanto. Hace mucho que nadie me dice Ani...
–No llores. No hay razones para llorar, si todos mueren algún día. ¿acaso quieres terminar como papá? lastimandose de esa forma... el también me pidió perdón igual que tu, pero no hay nada que perdonar si no hicieron nada malo.
–Yo entiendo el dolor que debió sentir papá... pero no puedo evitarlo, es solo el hecho de que todo sigue como si nada, el hecho de que yo respiro y tu no.
–respiras por ahora, pero algún día también morirás; pero no hay porque adelantar eso. Ahora disfruta tu vida hasta que termine.
–¡No es justo! ¡¿No entiendes?! Como puedo disfrutar mientras tu estas bajo tierra.
–Yo estoy bien Ani, la única que sufre eres tu... los que mas sufren son los vivos; los muertos poseemos la paz. Pero tu me haces perderla, me preocupas.
–Sebastián quiero estar contigo. por qué no me dices donde estas.
–Estoy en ti Ani, ¿no es obvio? Ahora soy parte de ti. Ya no hay nada que retenga mi alma por lo que puede ser parte de la tuya... no solo eso, ahora soy parte del todo sin principio y sin fin.
Antes de comprender aquellas palabras, Anabella se despertó de un sólo salto. Ya era la mañana del once y todo parecía tan calmo, como si solamente se hubiese tratado de un sueño lejano, pero todo se torno realidad cuando Anabella observó su reflejo en el espejo. Desde aquel entonces supo que nunca iba estar sola de nuevo y que haría que su existencia valiese la pena.




13 comentarios:

  1. Que triste :-S
    Pero bueno, al menos pudo recobrar las esperanzas y ganas de vivir.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Una suerte que Anabella dejara de lamentarse así. Cuando alguien muere, se debe salir adelante aunque la culpa te carcoma. Debes intentarlo porque si no, no estarás bien y los que se han ido tampoco.

    ¡Cuídate! :)

    ResponderEliminar
  3. Muy buen relato, no hay razón para estar tan triste cuando alguien ya no es corpóreo, nada se pierde sólo se transforma.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho eso de que los que sufren no son los qe mueren sino los que quedan vivos. Tienes mucha razón. Está bien el texto, me ha gustado.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  5. Siempre hay que seguir adelante:D
    Si no nos superamos a nosotros mismos, no seremos capaz de vivir:D

    Genial:D

    Siento no pasarme ayer, pero tuve un día malo;)

    Un beso enooorme^^

    ResponderEliminar
  6. Triste y esperanzador, las ausencias lamentablemente son así pero como dices en tus letras ellos viven en nosotros!!

    Un placer leerte!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Sí, al final y al cabo, hay que seguir, porque luego esta fase acaba, y toca preguntarse que significado tuvo. Lo curioso de la muerte es que se trata de los vivos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Me has conmovido!

    Cuando Memín, el hermano de mi gata murió de una forma tan cruel, un día 31 de diciembre de 2010.

    Todos lloramos por él, incluso mi padre. Sin embargo, a medida que fue dándole cariño a mi gata Fuchina, que sigue viva; mi padre dice: "No cabe duda, que la gatita tiene el alma de Memín, su difunto hermano".

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  9. Muy, muy bonito. Es triste y a la vez das un mensaje para la esperanza, para seguir adelante, para seguir viviendo y que esa vida importe.
    Un saludo
    ibso
    PSD: los hermanos gemelos me han recordado y relato que escribí hace tiempo. Se titula Mirando las luces eternas

    ResponderEliminar
  10. Un triste relato bien redactado!!! te quedó muy emotivo, lo sentí en el alma. Felicidades, no quiero perder lo que amo, y no sabría decirte si soy capaz de ser fuerte como Ani. Ahora, solo vivo.

    Saludos~

    ResponderEliminar
  11. Sin duda, un relato muy conmovedor, a veces el tiempo te hace sentir nostalgia, recordar a los seres que ya se han ido, pero como la historia lo dice, ellos poseen la paz y nosotros debemos encontrarla.

    ResponderEliminar
  12. Un relato duro, lleno de pérdidas y dolor, reflejas muy bien los sentimientos de la protagonista. Pobre Ani,pero el final es esperanzador y eso es de agradecer. Un beso!

    ResponderEliminar